Ciberseguridad: Por qué cualquier app tiene más información nuestra que el estudio de movilidad del INE
Ciberseguridad: Por qué cualquier app tiene más información nuestra que el estudio de movilidad del INE

Ciberseguridad: Por qué cualquier app tiene más información nuestra que el estudio de movilidad del INE

Ciberseguridad: Por qué cualquier app tiene más información nuestra que el estudio de movilidad del INE

  • La nueva metodología empleada en el estudio del Instituto Nacional de Estadística supone un ahorro de casi 200 millones de euros con respecto a la tradicional
  • Debido a la alta granularidad de los datos, se impide cualquier identificación del titular, y estos son, además, completamente anónimos

Con motivo del Día Mundial de la Ciberseguridad, que tendrá lugar el próximo sábado 30, el comparador de seguros Acierto.com ha realizado un informe que revela algunos comportamientos de riesgo entre los internautas españoles. ¿El objetivo? Concienciar a los usuarios de la importancia de llevar a cabo una actitud responsable y segura en la red. España es el país europeo donde más se navega por Internet, con el 87,7% de la población utiliza frecuentemente la red.

Asimismo, un estudio realizado por la CNMC este año reveló que en España hay 8 millones de líneas móviles más que habitantes, lo cual implica un ratio de 1,2 móviles por persona, aproximadamente. Estos aparatos, en los que se almacena tanta información personal y privada, sin embargo, muchas veces no se protegen como es debido por parte de los usuarios, dando pie a posibles hackeos y robos de datos.

Por un lado, 2 de cada 5 españoles no mantienen actualizados sus equipos, y hasta el 89% desconoce cómo crear una clave segura que proteja sus datos. Por otro, y desde que la mayoría de las apps se pasaron al modelo “gratuito”, ha surgido la duda en torno al modo de financiación que estas siguen. Este en muchas ocasiones consiste en la cesión de datos a terceros(en ocasiones, mal protegidos) que recogen las compañías, alimentando así el miedo a que se emplee nuestra información con fines comerciales.

Estudio del INE: una preocupación mal entendida

La semana pasada, el Instituto Nacional de Estadística (INE) inició un estudio pionero en cuanto a su metodología, lo cual ha puesto el tema de la ciberseguridad sobre la mesa una vez más. Muchos españoles, indignados por que una institución pudiera comprar sus datos a las compañías telefónicas sin previa autorización para analizarlos, han acudido a sus defensores para entender cómo era posible que esto sucediera. Sin embargo, según indica Acierto.com, esta técnica de recopilación de datos tiene más ventajas que inconvenientes para los usuarios.

En primer lugar, es importante destacar que los datos aportados por las compañías telefónicas serán entregados de forma agregada, es decir, que en ningún momento se podrá rastrear una línea en concreto, ni relacionar un número de teléfono o un terminal con su titular. Además, las conclusiones que se extraigan del estudio se emplearán para que los ayuntamientos puedan aumentar la calidad de vida de los españoles a través de mejoras en el transporte público y las opciones de movilidad en las ciudades, ya que ofrecerán un mayor entendimiento sobre el flujo de personas entre origen y destino, así como de sus necesidades. Por tanto, se descarta que existan intereses ocultos por los que preocuparse.

Asimismo, cabe destacar que, gracias a que el estudio está siendo llevado a cabo por un organismo institucional, toda la información relacionada con él es pública y de fácil acceso, además de que en su momento se ofrecieron soluciones para aquellos que no quisieran formar parte de la muestra- dos de las tres compañías telefónicas daban la opción a través de sus apps de no participar en el estudio, y, en cualquier caso, apagando el teléfono o activando el modo avión, este se vuelve irrastreable. Estas condiciones, sin embargo, distan bastante de las que se aceptan al descargarse una nueva app, así como de los permisos que se ceden a estas, ya que suelen aceptarse términos mucho más permisivos sin apenas leer la letra pequeña.

Datos más económicos y más exactos que las encuestas

La metodología que emplea el INE para recopilar los datos de geolocalización pasa por dividir el territorio nacional en 3.200 celdas con un mínimo de 5.000 residentes por celda, las cuales servirán de referencia para conocer los trayectos habituales de los usuarios. Con la información sobre a qué antena se conecta el terminal, se podrá analizar el flujo de movimientos, pero en ningún momento se conocerá la ubicación exacta, sino únicamente las celdas entre las que se mueve. De esta manera, los datos que se extraigan serán, concretamente, cuántos móviles están dentro de una determinada celda entre las 0:00 y las 6:00 (para establecer el domicilio) y los flujos de personas entre las 9:00 y las 18:00 (para establecer dónde estudian o trabajan).

Si se compara este método con el que se empleaba anteriormente en los estudios de movilidad, las encuestas, no sólo se extrae que este es mucho más exacto, sino que además es significativamente más económico. Para estimar lo que habría costado recopilar esta cantidad de datos utilizando los métodos tradicionales, se podría tomar como referencia el censo de población, que es realizado por la misma institución cada diez años empleando encuestadores. En ese caso, se visitan los hogares de unos 45 millones de personas, mientras que en el comenzado la semana pasada, se estima que participarán algo más de 42 millones de líneas de teléfono, ya que las compañías contratadas acaparan el 79,3% de las líneas de móvil españolas.

En el 2001 (más adelante se ha ido reduciendo el tamaño de la muestra y perfeccionando el método de recopilación) se contrató a 50.000 encuestadores para realizar el censo de población por un coste de 200 millones de euros. El último estudio de movilidad lanzado por el INE la semana pasada, sin embargo, tiene un coste de 500.000€. Teniendo en cuenta el tamaño de ambas muestras, se extrae que, por persona, realizar una encuesta cuesta 4,44€, mientras que, con la nueva metodología de compra de datos a las compañías telefónicas, este se reduce a 0,01€.

A ello cabe añadir que los datos recopilados y las conclusiones extraídas serán, además, más fiables en este último estudio que en las encuestas realizadas hasta ahora, gracias a que la veracidad de la información está asegurada y a que se elimina el margen de error.

Las apps: un peligro menos visible pero más real

Si se analizan los permisos que se suelen ceder a las aplicaciones, se entiende que los más habituales son al almacenamiento, los SMS, la cámara, los contactos, la ubicación o el micrófono. Además, se les permite no sólo leer estos datos, sino también, en muchas ocasiones, modificarlos. Lo que esas aplicaciones hagan después con esta información, lejos de ser público, es desconocido para la mayoría de usuarios.

De hecho, casi un 90% de las apps Android que estudió un equipo de investigadores de la Universidad de Oxford, estaban configuradas para transferir información a Google. Además, en algunas ocasiones, aunque se nieguen explícitamente ciertos permisos a las apps, estas pueden encontrar otra forma de conseguir acceso a los datos a través de diversos mecanismos, como demostró un grupo de expertos en ciberseguridad, que detectó 12.923 aplicaciones que lo hacían. ¿Cómo? Un ejemplo sería para acceder a la ubicación. A pesar de que el usuario negara el acceso a los datos sobre dónde se encontraba en cada momento, si la app tenía vía libre al almacenamiento del teléfono, podía extraer la ubicación a partir de los metadatos de las fotografías, ya que en estos se guardan tanto la hora como la posición en la que fueron tomadas.

Por ello, es realmente importante prestar especial atención a la hora de ceder información privada y personal a las aplicaciones que se descarguen en los smartphones.

Un seguro contra hackers

De todo lo anterior se puede extraer, por tanto, que el estudio del INE, aunque pueda parecer intrusivo al usuario, resulta más exacto y más barato que otros métodos, es transparente en cuanto a su metodología, respeta la privacidad de la muestra, y tiene como fin mejorar la calidad de vida de los españoles. Sin embargo, las apps, cuyas condiciones muchas veces se aceptan sin ser leídas detenidamente o a las que se les conceden permisos para acceder a aspectos más privados, pueden conllevar más peligros.

Por ello, en cualquier caso, es muy importante estar protegido frente a posibles amenazas, ya que los smartphones se han convertido en “agentes personales” que contienen información cuya privacidad es muy apreciada y cuyo valor es muy codiciado. Además, con ellas abrimos las puertas a posibles hackers, siempre en búsqueda de nuevos métodos para enriquecerse a costa de brechas informáticas o descuidos de los usuarios, por lo que es esencial poner barreras para evitar cualquier percance.

Dado que este es un problema que afecta tanto a nivel individual como de organización, existen seguros específicos que permiten a las compañías protegerse ante estos problemas, ya que en estos casos, las consecuencias pueden llegar a ser más graves. Se trata de productos que pueden cubrir desde el asesoramiento legal y la investigación de la filtración, hasta los gastos de responsabilidad civil, la restauración de los equipos, la recuperación del software, las multas que puedan tener lugar por la Agencia Estatal de Protección de Datos, etcétera.

Te interesa

Día Internacional del Podcast

Día Internacional del Podcast

Hoy es el Día Internacional del Podcast: El 41% de los españoles afirma haber escuchado …

Últimas noticias de Frikipandi.com

Las noticias se actualizan cada 15 minutos.