PS Vita y el darwinismo de bolsillo

906k9z.gif

Bueno, pues ya está entre nosotros la PS Vita, con su batería de juegos, su batería a secas, y su cinturón de campeona de los pesos ligeros. O incluso más que eso, porque algunos analistas han apuntado a que la portátil de Sony bien podría ser el último eslabón evolutivo de su especie, el canto del cisne de una forma de entender el videojuego que, a fuerza de nuevas tecnologías de la comunicación (no del entretenimiento, ojo al matiz) ya empieza a enfilar el precipicio del “peligro de extinción”. Veremos. Así que no viene mal, en estos momentos, echar la vista atrás y recordar aquellas maravillosas consolas portátiles, empezando por la legendaria serie Game & Watch, protagonistas indiscutibles de los patios de recreo más geeks de los años 80, y eso que hubo precedentes como la Colleco. Aunque su cociente intelectual era poco más que el de una calculadora (ni siquiera científica), su sombra fue alargadísima, como lo demuestran la cantidad de clones que surgieron a su rueda, sin contar algunos saltos evolutivos como los modelos de dos pantallas y para dos jugadores con sendos mandos primitivos. El camino estaba allanado para el nacimiento de, posiblemente, la gran consola portátil de todos los tiempos y, junto la PlayStation, la más popular habida y por haber: la Game Boy. Con sus cuatro tonos de grises y sus cartuchos ahora jurásicos, el cacharro reinó durante una cantidad asombrosa de años, desde 1989 hasta 2005, con medio millar de juegos y modelos tan memorables como la Game Boy Color, la Game Boy Advance o la Game Boy Micro, y otros no tanto como la Pokémon mini (en todas partes cuecen habas). Su sucesora iba a ser otra leyenda que aún colea, la Nintendo DS, con sus dos pantallas, la inferior táctil, y su genética también proclive al darwinismo, como demuestra la ultimísima 3DS.

Un imperio indiscutible el de Nintendo, al que solo algunos valientes han osado arañar, a pesar de que se calcula que, hasta 1989, se crearon unos 660 modelos distintos de consolas portátiles, algunos de vida brutalmente efímera. Sega, esa cenicienta del sector, lo intentó en 1991 con la Game Gear, superior en cuanto a prestaciones (también les suele pasar) pero inferior en cuanto a diseño, tamaño, independencia y, sobre todo, popularidad. Errores que repitió unos años después con la Sega Nomad, primera en tender lazos comunicantes con otra consola “mayor”. Pero es que el trasto parecía un ladrillo de grande… Algunos no escarmientan, está claro. Atari probó suerte por aquellos años con la Lynx (I y II), pero como si quieres arroz, Catalina. Rarezas niponas aparte, que darían para un par de postitos curiosos, hubo que esperar hasta finales de 2004 para que llegara un competidor de nivel: Sony y su PlayStation Portable. Esto fue otra cosa, a pesar de algún patinazo como el modelo PSP Go! También le salieron gallitos de corral, como la N-Gage de Nokia o la Gizmondo, que diñó casi antes de nacer, por lo que queda claro la dualidad entre las dos potencias portátiles, que ahora se refuerza y se aumenta: 3DS y Vita, Vita y 3DS. Dos escrituras a elegir, tanto monta, monta tanto. ¿Alguien se atreverá a meter otra tercera pata en el dúo? Cosas más raras se han visto (y no hablamos de la R-Zone Superscreen de Tiger, que se las traía).

imagesCANYBFOT.jpg

Te interesa

Team Kaliber gana el Open Dallas de esports de Call of Duty World League

Team Kaliber gana el Open Dallas de esports de Call of Duty World League

Team Kaliber gana el Open Dallas de esports de Call of Duty World League. Los …

Últimas noticias de Frikipandi.com

Las noticias se actualizan cada 15 minutos.