“Deus Ex: Human Revolution”: sobre mapas y territorios

Deus-Ex-Human-Revolution.jpg

No estaría nada mal jugar a “Deus Ex: Human Revolution” mientras, entre compás y compás, se le echa una visual a la última y flamante novela de Houellebecq, “El mapa y el territorio” (solitaria, narcisista, criminalista, artístico-fetichista, finalmente vegetariana, menos mochales pero también menos divertida que “La posibilidad de una isla”). Sí, hombre, no pongáis esa cara. ¿No habla la obra del simpático autor francés más o menos de algunas de las temáticas que subyacen en uno de los juegos más esperados de este nuevo curso 2011/12? Principalmente una de ellas, el polémico transhumanismo, aquella doctrina que, según algunos, arrancó con un relato de Poe allá por 1839 (“El hombre que fue utilizado”) y que llegó a su mayoría de edad en los años 90, con la fundación de la Asociación Transhumanista Mundial que, hundiendo sus raíces en Darwin y Nietzsche, abogaba por un nuevo renacimiento humano más allá de sus barreras biológicas y aprovechando el avance de la robótica. Ni más ni menos que el futuro del homo sapiens, a pesar de las esquirlas morales y espirituales que tal “mix” lleva consigo, e incluso la discriminación social y económica que podría provocar, por no hablar de las chaladura de “razas superiores” y demás nazismos.

Ah… qué a gusto se queda uno al comprobar que aún hay vida inteligente en el sector de los videojuegos y que un título (que en realidad es la tercera entrega de una saga ya revolucionaria) es capaz de conjugar y tutear una serie de contenidos que al 99% de sus colegas les daría no solo sarpullido sino directamente los siete males. Evidentemente, “Deus Ex: Human Revolution” no oculta su condición de FPS (con gotas de RPG), a veces mejor y a veces peor, en ocasiones con una acción trepidante y en otras con gráficos de cuando Agassi usaba peluca y con un sistema de apuntado de aquella manera; pero ¿no resulta de vez en cuando más saludable abandonar la sólida corriente del río y perderse por los pequeños y primordiales estanques afluentes? Y aquí hay mucha miga para chapotear y bucear. Tanto que el juego se hace irremediablemente corto, incluso se evapora entre las manos. Entonces, solo queda una cosa: volver a empezar y revisar los prodigios argumentales y detalles desperdigados que se nos pasaron por alto. Y, por supuesto, esa maravillosa secuencia introductoria, esos diálogos, esas conspiraciones, esa dirección artística deluxe… Desde ya, en el top 5 del año. O top 3 incluso.

Te interesa

Dynasty Feud llega hoy a PlayStation 4

Dynasty Feud llega hoy a PlayStation 4. Sony Interactive Entertainment España (SIE España) anuncia que el …

Últimas noticias de Frikipandi.com

Las noticias se actualizan cada 15 minutos.