“L.A. Noire”, etiqueta negra

la-noire.jpg

Hoy es un gran día para la cultura de los videojuegos y la cultura en general: “L.A. Noire”, la última maravilla de RockStar Games, al fin está en las tiendas. Tal es el caudal de información que llevamos recibiendo del juego en los últimos meses (ayer mismo nos descubrían algunos lugares emblemáticos de Los Ángeles que sirvieron de inspiración y localización, como Pershing Square, la Librería Pública con su impresionante mosaico egipcio en la azotea, el Roosevelt Hotel o los escenarios exteriores de “Intolerancia”, de Griffith) que parece que ya lo hemos disfrutado, o soñado, una y cien veces. Pero no. Solamente a partir de hoy podremos ir liberando la madeja a la que se enfrenta el detective Cole Phelps en el corazón de la capital del cine en 1947. Si la magia de cualquier arte consiste en su capacidad de trasportarte en volandas hacia otra época histórica o hacia otro universo imaginario, podemos decir que “L.A. Noire” es una obra maestra solo arañando su superficie. Imaginaos lo que puede ser al llevar horas y horas metidos en harinas. Se ha escrito que el juego recuerda más a “Heavy Rain” que a “Grand Theft Auto IV” o “Mafia II”, pero a mí, y a muchos, lo que nos sugiere son las volutas de sólido humo de las novelas de Chandler o Hammett, los guiños canallas, sombreros ladeados y femmes fatales parándose en el escaparate de una librería para retocarse el maquillaje de las películas de Hawks, Ulmer o Wilder, el precioso noir europeo, los antihéroes a punto de ser derrotados y a punto de ser épicos… Algo muy especial, muy cuidado, con más matices que la animación y expresión facial de un pobre diablo en pleno interrogatorio (uno de los múltiples detalles que demuestran la grandeza del juego). Lo dicho, una experiencia única y un regalo para todos los que amamos esto. De nuevo, gracias, hermanos Houser. 

PD. Ayer supe de la existencia de “Iredia: El secreto de Atram”, un videojuego para PC y Xbox Live destinado a dar a conocer a la sociedad aspectos relacionados con la discapacidad auditiva. Englobado en la serie “El mundo del silencio”, el juego, según sus responsables, trata de “sensibilizar a los más pequeños sobre el mundo de la sordera de un modo ameno y riguroso”. Tanto que ha sido desarrollado por el Centro Experimental de Innovación del Conocimiento de la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Por supuesto, lo recomiendo muy especial y cómplicemente. Como también recomiendo, siguiendo con el tema, la lectura de “La vida en sordina”, de David Lodge, por ejemplo.

Te interesa

Team Kaliber gana el Open Dallas de esports de Call of Duty World League

Team Kaliber gana el Open Dallas de esports de Call of Duty World League

Team Kaliber gana el Open Dallas de esports de Call of Duty World League. Los …

Últimas noticias de Frikipandi.com

Las noticias se actualizan cada 15 minutos.